Fashion Week

Seguinos en nuestras redes sociales

@luzdelalma._ @anaz.arte @ignaciostesina @irinaparolo @eugenia.correa.obras

 

Semana de la Revolución de la Moda 

Tucumán 

 

Si llegaste hasta acá es porque te cruzaste con un mural sobre las consecuencias de la industria de la moda. 

Artistas locales intervinieron paredes en espacios públicos para hacernos partícipes como ciudadanos e involucrarnos de manera interactiva con la causa de la Semana de la Revolución de la Moda. El proyecto surge a partir de la unión de diferentes sectores para replantearnos, estudiar, investigar e instruir a la comunidad sobre el mundo de la moda.

Puede que las prioridades del ciudadano tucumano se recuesten sobre áreas que muchas veces obligan a postergar este tipo de agendas pero es clave tener espacios de diálogo y reflexión, en especial en semanas como ésta donde todo el planeta, al menos en sus centros urbanos, reflexiona sobre el asunto. 

Por eso, este artículo da cuenta de qué se trata este movimiento mundial con bajada local y qué razones hay detrás de esta intervención.

Del lunes 18 al domingo 24 de abril de este año se celebra a nivel mundial la Semana de la Revolución de la Moda. Nueve años atrás se derrumbó el edificio de Rana Plaza, una fábrica textil de Bangladesh, en la que se encontraban 5.000 trabajadores, sobre todo mujeres. El hecho representó un golpe a la conciencia por la muerte de 1.130 personas e inspiró un movimiento que tiene por objetivo global lograr que esta industria se establezca como un sector sostenible y responsable, eliminando la masiva producción de residuos y promoviendo el consumo consciente. 

Desde ese, la problemática de la moda irresponsable se puede resumir en cuatro interrogantes:

 

  1. ¿Quién hizo mi ropa? 

Es la pregunta que inspira la movida a nivel mundial, un llamado a que pensemos en la persona detrás de la prenda que, la mayoría de las veces, trabaja bajo muy malas condiciones. Las mujeres constituyen gran parte de los trabajadores de la confección y como grupo, son sistemáticamente mal pagadas y sobrecargadas en toda la cadena de suministro de la moda. Según el INDEC, la industria textil es la que mayor porcentaje de mujeres emplea (+50%), y,a su vez, la que mayor cantidad de  trabajadores tiene en la informalidad (+65%). Las etiquetas de precios no reflejan el costo social de la producción mientras que, como consumidores, no siempre cuidamos nuestra ropa como deberíamos.

 

  1. ¿Qué hay en mi ropa? 

Hay que conocer de qué está hecha nuestra ropa y cuánto se contamina al fabricarla.  Las prendas sintéticas, se fabrican por síntesis del petróleo y su extracción genera gases de efecto invernadero; fabricar poliéster, que se usa en prendas deportivas, consume gran cantidad de recursos y las aguas residuales que se emiten por su procesamiento contienen sustancias volátiles que pueden poner en peligro la salud humana.

Sólo el 30% de las marcas declaran su compromiso con la eliminación del uso de productos químicos peligrosos en nuestras prendas.

 

  1. ¿Cuánto contamina mi ropa?

La fabricación de nuestra ropa consume y contamina mucha agua que a su vez afecta a animales. Según el Banco Mundial, la industria textil demanda, para la producción, el equivalente al consumo de agua anual de más de 5 millones de personas. Además, los textiles son la mayor fuente de contaminación por microplásticos con alrededor de 700.000 microfibras liberadas en cada ciclo de lavado. 

Así, el 20% del agua mundial es desperdiciada en el teñido y tratamiento de textiles y muchas veces los elementos tóxicos presentes en esas aguas residuales enferman a  la fauna terrestre y acuática que la consume.  

Cabe recordar que esta fauna constituye una de las principales fuentes de alimentación del ser humano.

 

  1. ¿Dónde se descartan las prendas? 

La ropa que se descarta en Tucumán representa desechos que no registramos a dónde van.  “Extraemos, procesamos y descartamos demasiado rápido. Teniendo en cuenta que apenas estamos empezando a entender las implicaciones y apenas comenzamos a ver métodos para cambiar esto, debemos asumir tristemente que casi todo lo que hemos estado desechando todavía existe en algún lugar del planeta, probablemente en un vertedero o contaminando nuestros océanos”, sostuvo Orsola del Castro, cofundadora de Fashion Revolution. 

Con un estimado de 100 mil millones de prendas de vestir producidas cada año, es evidente que  conocer y aprender sobre el camino que ha tenido un producto se vuelve difícil pero tanto la transparencia como la trazabilidad son pasos cruciales  La industria de la moda tiene principalmente tres desafíos socio-ambientales: reducir la velocidad, fabricar menos; mejorar la calidad de los productos, prolongando la vida de las prendas; y honrar el trabajo de quiénes producen nuestra ropa. Tres procesos esenciales para mejorar el impacto en el planeta y las comunidades. 

Entonces, ¿qué se puede hacer?

Si bien en Argentina más del 80% de la producción textil se encuentra en la provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), de las 49 fábricas a nivel nacional, 4 se encuentran en Tucumán.

Entonces, nuestra provincia no es un polo industrial en el rubro pero podemos llamar la atención de las empresas que comercializan productos textiles y de los tucumanos que deseen preguntarse por el tema. Además, como valor añadido, el sector de la ropa de segunda mano y vintage vió surgir varios emprendimientos, como Luz del Alma, que se presentan como espacios generadores de puestos de trabajo formales para modistas que son claves en la puesta en valor de las telas, diseños y confecciones.

 

  1. Emprender Vintage. El recircular prendas y venderlas existe hace tiempo en otros puntos del planeta y hace dos años, en plena pandemia, comenzó a crecer en forma exponencial en nuestra provincia. El modelo de negocio demostró ser rentable y hoy existen al menos 20 emprendimientos tucumanos de ropa de segunda mano y vintage que además de alargar la vida útil de la ropa, promueven un consumo más consciente y muestran estilismos inspirados en la moda vintage para que los consumidores recreen ideas con lo que tienen en su ropero. Entre 2017 y 2021 tan sólo una empresa local logró recircular 3.421 prendas. 

  2. Apoyar los emprendimientos de ropa de segunda mano. Hacerlo significa apostar al crecimiento de la economía local, poner en movimiento las prendas para no ser desechadas y extender su vida útil, reducir los efectos de la contaminación que surge de la producción de la industria textil y poner a prueba la creatividad, la autoescucha y el estilo propio. No es un llamado a reemplazar drásticamente la moda convencional sino una invitación a consumir de manera informada y responsable, a cuestionarnos sobre quién hizo la ropa que usamos y a exigir derechos para una industria más justa y transparente. Nada se pierde, todo se transforma. 

  3. Sumarse a esta campaña. El emprendimiento de ropa de segunda mano Luz del Alma y el municipio de San Miguel invita a ser parte de este espacio para cuestionarnos lo que vestimos y consumimos. Junto a la comunidad de Global Shapers se llama a compartir contenido y a generar conversación hacia adentro de sus grupos familiares y de amigos. 

Agradecimientos

El proyecto de intervención de espacios públicos se trata de una acción consciente para despertar a Tucumán sobre el impacto de la industria de la moda, en una semana clave para su crecimiento y evolución. Queremos resaltar y agradecer el compromiso y aporte de cada una de las personas que se sumaron a la causa, que desde sus lugares nos revelaron el mensaje a transmitir durante la Semana de la Revolución de la Moda. Gracias a los artistas que a través del arte despertaron nuestras conciencias. 

Rocio Arredondo, Luz del Alma

Ximena Vallerga, Luz del Alma

Ana Zavaleta, artista

Ignacio Stesina, artista

Eugenia Corre, artista

Irina Parolo, documentalista 

Municipalidad de San Miguel de Tucumán

Senadora nacional Beatriz Ávila 

Politóloga Inés Palacios

Politóloga Sol Aldonate 

 

Centro Municipal de Capacitación de Oficios